Khimera

Los protagonistas de Khimera

Como si de una gran sinfonía musical se tratase, Khimera está estructurada en cuatro movimientos clave cuya intensidad va creciendo conforme lo hace el ritmo del relato. Cada personaje entonces, y según su importancia en la acción, se convierte en atinado intérprete o instrumento de una orquesta a la que el lector deberá seguir en su timbrado desarrollo. El postrero bogatyr, experto en guerra cibernética y dotado de unas extraordinarias aptitudes para el combate, que fue el hombre más buscado durante los primeros años de la reconstrucción hasta que se perdió definitivamente su rastro, ahora vuelve a coger protagonismo capitaneado por Rusalka, cabeza motriz y ejecutiva que, desde Siberia, mueve los hilos del proyecto Khimera. Ella es una mujer sin identidad que, por otro lado, representa la máxima autoridad en cibercontienda. 

«–Tenemos más información de la que usted cree. Khimera: un proyecto de los rusos para crear un grupo de expertos en guerra cibernética. Desconocemos los motivos, pero sí sabemos que algunos de ustedes trabajan vendiéndose al mejor postor».

Benjamin Harding: propietario del Planet Construction Bank y presidente de la Asamblea. Habita el cinturón principal de Chicago. Con más de noventa años, disfruta de un cuerpo de cincuenta gracias a exhaustivas revisiones médicas. Dirige con mano firme y tajante la organización de grandes corporaciones que tras la guerra, y aprovechando que estas se encargaban de la reconstrucción total del planeta, acabó haciéndose con el control del mismo e imponiendo sus más radicales criterios de rentabilidad.

 Ake Dahl: científico responsable del departamento de investigación de ingeniería genética Active Biotech AB en el cinturón metropolitano de Estocolmo. Con cuarenta y cuatro años cumplidos, riñones de laboratorio y un implante ocular, goza de prestigio y credibilidad internacional. Sin embargo, ciertos estudios sobre el genoma humano y su mutación evidencian conclusiones que chocan de manera frontal con la política de control demográfico planeada por la Asamblea. A partir de ese momento, para dicha organización se convertirá en objetivo a eliminar. El rescate del MOC será decisivo en su lucha por sobrevivir.

 Patricia Jones: joven periodista galesa del diario Citizens. Le encanta estar a la última en todo lo relacionado con avances tecnológicos. Privilegiada habitante del primer cinturón de Nuevo Londres por ser hija de un hombre de posición más que acomodada, recibirá el encargo de su vida: localizar y entrevistar al último bogatyr, que está dispuesto nuevamente a actuar. Para ello tendrá que adentrarse en un inhóspito territorio, una peligrosa área de exclusión en la que se recluyen los llamados duendes, personas de inferior categoría social caracterizadas por su microcefalia y acentuada despigmentación de la piel.

 «Encolerizado, el comandante de la inteligencia militar de la Alianza Islámica descubrió su muñeca y actuó sobre la superficie de grafeno de su UAT para realizar la transferencia de ciento cincuenta millones de dólares. Cuando el hombre que se escondía tras la máscara hizo las comprobaciones pertinentes, le entregó los códigos de desactivación».

 Kai-Xi Chengwu: el «Señor de Asia», jefe de la organización clandestina y criminal Ti?o («ganzúa», porque no había ninguna puerta que para ellos pueda permanecer cerrada). Habita en el cinturón externo de Fuzhóu, Formosa. El suicidio de su padre durante la guerra, acusado de alta traición por culpa de Khimera, ha sido una pesada mancha para la familia y sus antepasados, que ahora Kai-Xi está dispuesto a limpiar vengándose en la figura del último bogatyr. 

 Petra Toivonen: líder del Movimiento de Oposición Civil, es una mujer que a pesar de su debilitado estado físico, impone solo con su presencia. Contraria a las ideas transhumanistas impuestas en la última década, conserva su espíritu más combativo e inconformista. De su padre heredó el dinero con el que había sufragado el equipamiento tecnológico con el que combatían desde hacía ya dos décadas la plutarquía impuesta por la Asamblea.

 Frederik Keergaard: exmilitar danés, responsable de operaciones especiales del MOC y mano derecha de Petra tras tres años dentro de la organización. Es un experto en ingeniería de comunicaciones, tácticas militares y armamentística, además de dominar numerosos idiomas. Distante y volátil en su forma de ser, se presenta como un luchador aguerrido e incansable, capaz de quitar horas al sueño por cumplir con su trabajo. En poco tiempo había demostrado sobradamente su nivel de compromiso con la causa.

 «Por norma, se aprovechaban las estructuras de las antiguas ciudades para dar cobijo a los millones de seres humanos que solo tenían un derecho y una obligación: vivir y trabajar. La urbe les garantizaba el trabajo a cambio de comida y techo, lo cual era atractivo suficiente en comparación con lo que había fuera».