Reseña de Khimera en "Asteroide 6B12"

"Una vez que te adentras no puedes parar, la boca se te seca y abres los ojos como platos ante un hipotético futuro que está lleno de coherencia y muchísima realidad"

César demostró que era un escritor al que había que seguir muy de cerca con su trilogía Versos, canciones y trocitos de carne. Por eso cuando supe que lo nuevo estaba a punto de salir no podía más de las ganas.
 
Lo primero que me llamó la atención es que no nos encontrábamos ante una nueva novela negra, sino ante lo que parecía una distopía, y digo parecía, porque después de leerlo no se si encajaría muy bien dentro de ella, porque Khimera no es una distopía, o no solo eso. Y tratar de reducirlo a ese género es simplificar demasiado las cosas.
 
Primer pensamiento: ¿Así que te descuelgas de la novela negra eh? ¡Valiente! A ver que tal se te dan estos nuevos paisajes... Que dice el prólogo que eres un visionario, hummm, ¿igual un pelín exagerado o qué?

La trama de la novela se sitúa entre los años 2037 y 2054, en un futuro que no cuesta imaginar. No necesitamos hacer un gran esfuerzo para hacernos una composición de lo que podría venirnos encima no dentro de mucho. Y ese es uno de los puntos fuertes del libro, la "veracidad". Lo real que parece todo.
 
Segundo pensamiento: ¿Soy la única que opina que Apple podría estar trabajando en este aparatito ya? 0_o

El libro estructurado como si de una sinfonía se tratara da comienzo con una de las partes más lentas y a la vez fascinantes que he leído en mucho tiempo. César nos lleva de la mano y nos explica con profusión de datos cómo hemos acabado así, que nos condujo a La guerra de la Gran Devastación y qué surgió a partir de ahí. Un nuevo panorama geopolítico gobernado por las grandes empresas porque hasta la democracia quedó obsoleta.
 
Es esta una parte, no diría que difícil, pero que si obliga a tener paciencia y a leer (incluso releer) despacio. Merece la pena, porque una vez que te adentras no puedes parar, la boca se te seca y abres los ojos como platos ante un hipotético futuro que está lleno de coherencia y muchísima realidad. De hecho creo que en twitter el comentario que más se leyó fue: "Es tan real que asusta". Y asusta porque no es un futuro, a pesar de los adelantos en medicina o tecnología, nada halagüeño. Una sociedad desestructurada, con ciudadanos de primera, segunda, tercera e incluso cuarta categoría. Ciudadanos que sufren una gran represión y recorte de sus libertades por el beneficio de un supuesto bien común.
 
Tercer pensamiento: ¡Maldito César! ¡¿Qué tienes, una bola de cristal?!

Es ahí donde aparece Khimera, un proyecto de gente comprometida a la cauda de devolver el poder al ciudadano y borrar las grandes desigualdades.
 
En cuanto a los personajes me han encantado, todos excepto uno. Patricia Jones, un personaje algo insulso al que quizá podría haberse sacado mucho jugo, aunque aún así creo que no me habría caído excesivamente bien. Quizá por ser un reflejo de la complicidad silente de los ciudadanos ante las injusticias que nos rodean.
 
Por último en cuanto al ritmo, trepidante, tal y como el autor nos tiene acostumbrados. Parte de una propuesta altamente atrayente y consigue llevarnos por donde quiere. Mención especial que al principio del último acto nos revele el final. Me pareció un recurso muy original, que personalmente me encantó y que considero además totalmente justificado.
 
Cuarto pensamiento: ¡Vaya libro! César, bienvenido al olimpo de mis autores preferidos. Ponte cómodo.

En definitiva una puesta en escena magistral, no me quiero ni imaginar las horas de trabajo y documentación que este libro tendrá detrás. Lo que si quiero es imaginarme a César escribiendo muchos libros. Y a mi disfrutándolos.  Son pocos los escritores que toquen el palo que toquen, consiguen llegarte de una manera tan bestia, y el lo ha conseguido. Se ha superado a sí mismo y a mi me gotea el colmillo pensando en lo que esta por llegar.
 
Besos
 
Aquí el acceso al site