Reseña de Memento mori en "Brownie y sus cosas"

"Te atrapa desde las primeras páginas, y no puedes dejar de leer hasta el final"


OPINIÓN PERSONAL.
Hacía tiempo que tenía este libro,y, pese a haber leído muy buenas reseñas acerca de él, no ha sido hasta ahora, cuándo ya se ha publicado la segunda parte, que he decidido ponerme manos a la obra.
Por una lado nos encontramos con Ramiro Sancho, un inspector de policía de Valladolid, y por otro a Augusto Ledesma, un asesino ególatra y narcicista, un hombre con buen gusto, dinero, y una personalidad marcada por los maltratos sufridos en su infancia.

Memento Mori, es una frase en latín que significa "Recuerda que morirás", y nunca mejor dicho. En esta novela el asesino juega con la vida de sus víctimas, siempre con la sombra, la certeza que tienen de que van a acabar muriendo.

La acción se sitúa en Valladolid, y comienza con el asesinato de una joven ecuatoriana a manos de Augusto Ledesma, lo que pone en alerta a la policía de la ciudad, inspector de la cual es Ramiro Sancho. Lo curioso del caso, es que, aparte de que víctima presenta la mutilación de sus párpados, el asesino deja su firma junto a ella: un poema. Y es a partir de aquí, que aparece en escena la Dra. Martina Corvo, una doctora en psicolingüistica, que ayuda a Sancho en el caso.

" -Ya —articuló tratando de procesar el mensaje de la doctora—. ¿Ha dicho psicolingüística?
—Eso he dicho, sí —confirmó fríamente ella.
—¿Y podría explicarme cuál es su especialidad? —insistió él sabiendo que no formulaba la pregunta correcta.
—Podría decirle que, concretamente, es la psicolingüística, pero también soy especialista en no saber decir que no cuando me piden favores que me van a complicar la existencia."

Y también nos encontramos con un curioso e interesante personaje: Armando Lopetegui (el Carapocha) un psicólogo criminalista, que nadie sabe a ciencia cierta de donde ha salido, experto en asesinos en serie, con un una historia y un pasado muy interesante a sus espaldas y que junto con Sancho, jugará un papel muy importante en la novela.

Y a partir del segundo asesinato, empieza la frenética búsqueda del asesino, un pulso entre Sancho y Augusto.


Sancho apenas mostraba signos de fatiga. Vio que el sospechoso chocaba con un hombre, al que hizo perder la verticalidad, y llenó los pulmones de aire para gritar por el equipo:
—¡Sospechoso en dirección a la plaza Mayor! ¿Alguna unidad participa en la persecución?
—Unidades seis y nueve.
—¡Que le corten el paso en la bajada de la Libertad!
Algunos transeúntes se detuvieron para observar la escena. En ese momento, el cerebro del policía dio orden a su aparato locomotor de acelerar el ritmo y no perder contacto visual con el objetivo, que parecía haber ganado algo de distancia.

Una novela adictiva y trepidante, que va pasando a ritmo  de Los Heroes del Silencio y Depeche Mode, entre otros, que te atrapa desde las primeras páginas, y no puedes dejar de leer hasta el final. La recomiendo a todos los amantes de la buena novela negra "Made in Spain".