Reseña de Memento mori en "Pedacitos de mi mundo"

"Me ha cautivado, ha conseguido hacerme perder horas de sueño por leer, y horas de estudio también"

Llegué a esta novela gracias a las diversas reseñas que fui viendo en los blogs. Al principio únicamente por el título no me llamó nada la atención, puesto que me recordaba a la asignatura de Psicología de la carrera porque el profesor hablaba de una película o algo similar así llamado (asociaciones absurdas que se hacen) y me tiraba hacia atrás.

Como bien pone en la sinopsis, el libro comienza cuando es descubierto el cadáver de Marifer, una chica ecuatoriana que aparece muerta y con los párpados seccionados. Nadie entiende el por qué, y será el inspector Ramiro Sancho el encargado de resolver el misterio. Además conocemos desde el primer momento a Augusto Ledesma, el frío asesino, puesto que parte de la novela está narrada desde su punto de vista. Y otro personaje importante en el trascurso de la novela será Carapocha, un psicólogo encargado de hacer perfiles a los criminales.

Como veis, el planteamiento de la historia en sí misma no tiene, en mi opinión, nada de singular, es una novela policial como cualquier otra. Sin embargo, el autor le ha dado un toque que no sabría definir exactamente, quizás sea ese aire cinematográfico del que habla la sinopsis, pero hace que te metas de lleno en la historia, que no quieras parar de leer.

La novela está narrada en tercera persona por un narrador omniscente, por lo que somos capaces de conocer todo lo que él quiere que sepas. Además se van dando pinceladas, y sabes que algo hay que te ocultan puesto que si conoces la identidad del asesino directamente, algo oculto tiene que haber. Y así es, algo que no defrauda.

Un punto muy a favor del libro es cómo se ajusta a la realidad. Los dos últimos exámenes que he hecho han sido Medicina Legal y Psiquiatría, algo que está muy patente en esta novela, puesto que hay un psicólogo de por medio, una serie de trastornos psiquiátricos, un forense que realiza autopsias... y todo está tratado desde un punto de vista muy real. Conforme el narrador o los personajes iban explicando ciertas cosas, yo iba recordando todo lo que había estudiado unas semanas antes, y no se, me ha gustado ver que hay autores que se documentan bien. Puedo decir con agrado que es la primera vez (en mi corta vida de lectora, no quiero decir que no hayan muchísimos más libros bien documentados) que leo o veo (porque en las series de TV también ocurre) a un forense ficticio dar un intervalo de la hora de la muerte! Porque eso de dar una hora exacta es el mayor error que puede cometer un forense, lo único que se puede hacer es estimar un intervalo por los signos cadavéricos, pero nunca afirmarla. Igual es una tontería para muchos, pero bueno soy así de friki... qué le vamos a hacer!

Un punto en contra, para mi, es la selección de la banda sonora. Me ha parecido muy original que un libro tenga su propia música, pero sinceramente no he escuchado a ninguno de los grupos o cantantes que aparecen, por lo que las canciones a veces las iba saltando.

También me ha gustado el hecho de que la novela esté ambientada en una ciudad que conozco (al menos parcialmente). El verano pasado fui de vacaciones a Valladolid, e hice turismo, aparte de documentarme previamente para saber qué visitar, por lo que aunque había partes que no conocía, otras sí que me podía imaginar un poco el escenario donde se desarrollaba la acción.

Pasando a hablar de los personajes, están todos muy bien caracterizados. Llegamos a conocer bastante las motivaciones de cada uno, aunque se me han quedado cojos algunos aspectos que espero que se resuelvan a lo largo de las dos novelas siguientes. No quiero hablar más de la cuenta, porque creo que es un libro que hay que coger sin saber excesivamente, para que sorprenda.

El estilo del autor es fresco, es ligero, a la vez que trabajado. No se pasa en descripciones innecesarias, hay bastante diálogo, pero al mismo tiempo es capaz de integrarte en la narración, de darte los datos necesarios para que comprendas el por qué de las cosas. Hay momentos de acción trepidante, mientras que otros son más relajados, pero nunca se me ha llegado a hacer pesado.

Sinceramente me ha gustado mucho más de lo que esperaba. Tenía unas expectativas muy altas, e iba con miedo porque muchas veces el esperar mucho de algo hace que te decepciones. Sin embargo, me ha cautivado, ha conseguido hacerme perder horas de sueño por leer, y horas de estudio también, así que yo eso lo considero factor más que suficiente para que una novela me guste y la recomiende. Sin duda seguiré leyendo las siguientes novelas de la trilogía.

 
Aquí el acceso al site